Enero 2024 – La piel en invierno
16469
page-template-default,page,page-id-16469,theme-bridge,bridge-core-3.0.5,qi-blocks-1.2.7,qodef-gutenberg--no-touch,woocommerce-no-js,qodef-qi--no-touch,qi-addons-for-elementor-1.6.9,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,paspartu_enabled,columns-3,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-29.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.10.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-17

Introducción

Uno de los factores más importantes a la hora de formular un producto cosmético destinado al cuidado de la piel, es la retención y regulación tanto de la fracción oleosa como de los componentes acuosos sobre la piel.
Alteraciones en este balance, conlleva a cambios en la función barrera de la piel así como del contenido hídrico cutáneo.



Los procesos de defensa cutánea se ven afectados tanto por la pérdida o del déficit sebáceo, así como alteraciones en la capacidad de retención de agua en las capas superiores de la epidermis.



La llegada del invierno y la combinación de una serie de factores ambientales, hacen que la piel pierda vitalidad y tenga más problemas para mantener su homeostasis.
Por todo ello, se hace imprescindible mantener la piel protegida y bien hidratada para frenar las alteraciones cutáneas frecuentes en esta época del año.



Dentro de estos factores ambientales encontramos: cambios bruscos de temperatura y especialmente bajas temperaturas, menores índices de humedad, viento seco o húmedo (según la región), la calefacción e incluso la sensibilidad a la radiación ultravioleta.
Todos estos son los principales enemigos para la piel, especialmente sobre la epidermis y el estrato córneo.



Conociendo ya estos factores, vamos a ver los más importantes y las alteraciones que cursan sobre la piel.

Influencia de la temperatura

Uno de los factores climáticos importantes a tener en consideración es la temperatura, que influye directamente sobre la secreción sebácea.
La secreción de sebo y la formación de sudor están estrechamente relacionadas con la temperatura, no solo la corporal sino también la ambiental.



Durante los meses más calurosos, incrementa la secreción de sudor y hay una mayor actividad de las glándulas sebáceas.
Esto permite que la piel esté más y mejor protegida, pero no sucede los mismo al llegar el invierno.



Las bajas temperaturas provocan una mayor contracción de los capilares sanguíneos, se reduce el flujo sanguíneo y lleva a un menor y peor transporte de oxígeno a la piel.
La piel tiene un aspecto más apagado y sin luminosidad.



Existe un menor número de células en proceso de mitosis en el estrato basal, por lo que se ralentiza el proceso de queratogénesis y renovación celular.
Esto favorece la acumulación de células muertas en el estrato córneo y un engrosamiento de la epidermis.
Las células al no recibir el suficiente oxígeno y nutrientes, no pueden sintetizar los componentes humectantes necesarios (a nivel del estrato granuloso) por lo que altera la capacidad de retención de agua y con ello, una peor hidratación.
La piel se torna no solo más seca sino también más sensible.



Las glándulas sebáceas se ven también afectadas por el frío.
Se secreta un menor contenido sebáceo hacía la superficie de la piel, especialmente en aquellos componentes que forman parte de la fracción lipídica de la emulsión epicutánea, reduciéndose así las propiedades oclusivas y lubricantes de la piel.



Estas modificaciones, no solo estructurales sino también a nivel de composición química, alteran la barrera hidrolipídica y la función barrera del estrato córneo y con ello, un estado de hidratación menor durante el invierno.

Baja humedad relativa

Los niveles óptimos de humedad relativa se encuentran entre el 40 y el 60%.
Disminuciones sobre estos niveles pueden producir alteraciones cutáneas como pueden ser prurito, eritema y xerosis cutánea, especialmente en zonas expuestas.



Una baja humedad ambiental (por debajo del 30%) produce un aumento de la permeabilidad cutánea, un engrosamiento de la epidermis como mecanismo de defensa y una mayor producción de mediadores de la inflamación.
Aumenta la síntesis de histamina, tanto a nivel epidérmico como en la dermis, que induce a conductas de rascado.



Cuanto más tiempo la piel está expuesta a estas bajas humedades relativas, se produce una disminución de la cantidad de agua contenido en el estrato córneo, de la pérdida de agua transepidérmica y de la temperatura cutánea local.



La baja humedad ambiental combinada con las bajas temperaturas, aumenta la pérdida transepidérmica de agua y disminuye los niveles de lípidos y de factor hidratante natural, produciendo lo que se conoce como xerosis cutánea.
De forma crónica se producen una serie de cambios como son el engrosamiento de la capa córnea y una menor síntesis de ceramidas, que conlleva a una excesiva deshidratación.

La acción del viento

El frío seco se caracteriza porque va acompañados de bajas temperaturas y un bajo grado de humedad relativa.
Al tener un reducido contenido acuoso, produce alteraciones superficiales de la piel por una deshidratación de la capa córnea, y por tanto, un aumento de la aspereza al tacto, mayor descamación y/o aparición de fisuras y grietas.



Estos signos cutáneos se agravan en las zonas expuestas como son el dorso de las manos, cuello, cara y especialmente los labios.
Invaden luego las extremidades inferiores, brazos y parte alta de la espalda y el tronco.



Cuando el viento es frío y está cargado de agua o bruma, es especialmente dañino a la epidermis.
El estrato córneo se embebe de agua, derivado de modificaciones en las reacciones de intercambio iónico, predispone a la piel a procesos de congelación.
La piel se torna pálida, con aparición de prurito y con ardor, pero poco después esas sensaciones son reemplazadas por un adormecimiento local.



Si se retorna a un ambiente más cálido, la zona afectada toma un color rojizo y ese adormecimiento devuelve la sensación de ardor y prurito.

Xerosis invernal





La xerosis o piel seca es un trastorno cutáneo que se caracteriza por una piel áspera, descamativa con tendencia al prurito.
La xerosis puede presentarse como un estadio temporal derivado de factores externos o estar relacionado directamente con un empeoramiento de una piel seca ya definida como tipología cutánea endógena.



El clima frío y la disminución de la humedad ambiental que se producen durante la temporada invernal se relacionan con una reducción de la hidratación cutánea.
La denominada xerosis del invierno se agrava con la presencia de aire cálido y seco que producen los sistemas de calefacción central.



La epidermis, formada por un epitelio estratificado, es el principal componente cutáneo que se altera en los procesos cutáneos que cursan con xerosis o piel seca.
En cambio, la dermis y la hipodermis se mantienen prácticamente indemnes.



¿Qué funciones del estrato córneo se ven alteradas?

La epidermis se encuentra en un continuo recambio o renovación celular.
El proceso de diferenciación de los queratinocitos es el principal proceso fisiológico implicado en el mantenimiento integral de la homeostasis epidérmica.
Cambios estructurales en la estructura ordenada y regulada de los corneocitos constituye una de las causas principales de la sequedad cutánea.



La función barrera y el mantenimiento del contenido hídrico de la piel depende casi íntegramente del estado del estrato córneo, que proporciona la protección mecánica y actúa de barrera contra la pérdida de agua y el paso de algunas sustancias solubles exógenas.



El mantenimiento de esta función barrera exige de una actividad metabólica y enzimática en el estrato córneo, dirigida hacía la formación de queratinas, lípidos de membrana y a la ruptura de las uniones intercelulares para que se produzca una descamación fisiológica controlada.



Su actividad está modulada por factores como el pH, la temperatura y la hidratación.
Cuando la piel se descama, se produce un aumento de la pérdida insensible de agua, que provoca la alteración del medio óptimo para que estas enzimas pueden ejercer su labor.
De esta manera se altera el proceso de maduración de los corneocitos y se inhibe la descamación celular.
Estas alteraciones crean un círculo vicioso que perpetúa la sequedad cutánea.

¿Qué papel tienen los lípidos del estrato córneo?

Dentro de los componentes no celulares del estrato córneo encontramos las proteínas estructurales, los lípidos intercelulares, el factor natural de hidratación y el sistema enzimático cutáneo.



La función barrera y el grado de hidratación de la piel depende de los diferentes tipos de lípidos del estrato córneo y de sus concentraciones, junto con el factor natural de hidratación.
Sin estos lípidos, se generan cambios sobre el control de la hidratación del estrato córneo y de la elasticidad y flexibilidad de la piel.



Estos lípidos formados por los corpúsculos de Odland en el estrato granuloso se expulsan al estrato córneo durante el proceso de diferenciación epidérmica.
Una vez expulsados, se distribuyen en forma de bicapas entre los corneocitos.



Los lípidos secretados están formados por ceramidas (hasta el 50%), ésteres grasos y ácidos grasos esenciales y no esenciales (10-20%) y colesterol (25%), principalmente.
Dentro de los ácidos grasos esenciales destaca el ácido linoleico, un componente estructural crítico para la función de la barrera epidérmica.

El Factor Natural de Hidratación (FNH)

En condiciones normales, el estrato córneo contiene un 15-20% de agua.
Cuando la cantidad es inferior al 10%, se forman escamas visibles de diferente tamaño y grosor y la piel adquiere un aspecto xerótico o de piel seca.



Para evitar esta situación, la piel contiene una serie de sustancias que ayudan a mantener el contenido en agua, en la que destaca el factor natural de hidratación, formado por una mezcla de aminoácidos y sales procedentes de la hidrólisis de la filagrina.



Presentan una gran actividad higroscópica, con capacidad para retener agua y absorber agua ambiental, que actuarán de forma intracelular como plastificante del estrato córneo.
Así, los corneocitos conservan su integridad estructural y se previene una descamación anormal y el agrietamiento de la piel.



Una reducción en la concentración del FNH, especialmente sobre los iones lactato, potasio, sodio y cloro en el estrato córneo, se asocia con una menor humedad y cambios en la flexibilidad de la piel.



Otros factores con capacidad humectante del estrato córneo como el ácido hialurónico, el glicerol y el lactato, que no derivan de la filagrina ni de la urea, tienen también un papel importante en las propiedades físicas de la barrera cutánea.

Uniones intercorneocitarias

Las uniones entre los corneocitos especializadas, los corneodesmosomas, están constituidas por un complejo de glucoproteínas que están incluidas en el envoltorio celular.
Dentro de sus componentes básicos encontramos las cadherinas.
Se cruzan entre la estructura de membrana y se sitúan en el cemento intercelular intercelular, aumentando de esta forma la cohesión entre los corneocitos adyacentes y los filamentos de queratina



La hidrólisis de los corneodesmosomas facilita la descamación celular.
Este proceso está regulado por variaciones en el contenido hídrico, cambios en la concentración de lípidos y del pH.



Efecto de la humedad en la diferenciación del estrato córneo

Como ya hemos mencionado anteriormente, algunas condiciones ambientales influyen en la estructura y la función del estrato córneo, pudiendo provocar alteraciones que contribuyen a la aparición de xerosis.



La reducción de la síntesis de ceramidas y de lípidos de membrana e intercelulares, modificaciones en la concentración y distribución de los componentes del factor natural de hidratación, debilitamiento de las uniones entre corneocitos, así como cambios en los valores de pH, inducen a la sequedad cutánea.



En ambientes más húmedos se induce a un incremento en la síntesis de ceramidas, favorece la excreción de los cuerpos lamelares y da lugar a la formación de una capa córnea más densa.
El aumento de la pérdida transepidérmica de gua se puede corregir de una forma más rápida cuando se pasa de un ambiente seco a uno más húmedo, pues se induce a una mayor síntesis de lípidos córneos.



Se puede afirmar entonces, que cambios en las propiedades de la función barrera epidérmica pueden atribuirse a variaciones en su hidratación y se confirma la importancia de las condiciones ambientales para el mantenimiento de las características del estrato córneo.
Así se explicaría que ciertos cambios ambientales vinculados a la estaciones del año pueden mejorar o empeorar la xerosis cutánea.

Extractos a elaborar

Para poder elaborar los productos cosméticos que se han fijado para el contenido de este mes, vamos a preparar los siguientes productos.



  • Geogard ECT

    Elaboración del conservante Geogard ECT. Ya disponible

  • OPTIGEL

    Elaboración del agente de textura basado en arcilla bentonita y goma xantana. Ya disponible

  • Tintura de hojas de olivo

    Elaboración de tintura de hojas de olivo en graduación de alcohol de 70º. Ya disponible



Productos cosméticos a elaborar

Junto con los ingredientes anteriores, vamos a preparar las siguientes emulsiones: humectante, oclusiva y de manos.



  • Emulsión oclusiva

    Elaboración de una emulsión oclusiva para restaurar la hidratación. Ya Disponible

  • Emulsión humectante

    Elaboración de una emulsión humectante. Ya disponible

  • Emulsión para manos

    Emulsión protectora para manos de textura ligera. Ya disponible



Contenido exclusivo mensual

En esta sección podrás encontrar los enlaces a los directos del mes:



1r Directo (11/01/2024).
Podéis ver el contenido del primer directo en este enlace.

2do Directo (25/01/2024).
Puedes ver el contenido del segundo directo en este enlace.

3r Directo (05/02/2024).
Puedes ver el contenido del tercer directo en este enlace.



Clica en aquí para descargar el pdf del contenido del mes en curso.
Archivo modificado con los enlaces a los vídeos de los productos a elaborar del mes.



Archivos asociados a las prácticas a realizar:
FT – Extracto Hojas de olivo



Servicio de Consultoría

Ahora ya podéis agendar vuestras consultorías que forman parte de vuestro Plan de Membresía.



El servicio de consultoría es de 9.00 a 15.00 de lunes a viernes.
Más adelante ampliaremos el servicio a los lunes por la tarde.



  

Información personal

Los campos con * son obligatorios


Resumen de la reserva